¡Logremos que más niños en el Perú crean en sus Sueños!

Una luz de esperanza

junio 10, 2019

Posteado por

 

Escrita por: Stephanie Torres – Creando Docente del taller de danzas folklóricas

Colegio: I.E. 5036 Rafael Belaunde Diez Canseco – Callao

Era mi segundo semestre en Crea+, estaba con todas las ganas de ver a mis pequeños y con la emoción de ser parte de un nuevo taller y los retos que se venían. El taller que escogí fue danzas folklóricas.

Junto a mis compañeros estuvimos emocionados por ver cuántos jóvenes iban a ser parte de nuestro taller. Después de la feria de talentos, llegó la clase creando lazos, la más esperada porque te conectas con tus alumnos. Sin embargo, nos dimos con la sorpresa de que no teníamos niños inscritos. Recuerdo que nuestro coordinador, Samuel, nos dijo: “Chicos, tranquilos, hay matrícula extemporánea, no se alarmen”.

Nos miramos y dijimos: “okey, qué hacemos para ganar jóvenes”. Nuestro coordinador nos dijo: “¡Difusión!”. Así que empezamos a visitar el colegio durante el recreo de secundaria. Bailamos y entregamos volantes, porque, en verdad, deseábamos tener alumnos.

La siguiente semana, ningún alumno se había matriculado. Nos dijeron que, si no se llegaban a matricular, nuestro taller iba a ser cancelado. Para motivarnos en las asambleas finales siempre decíamos: “¡Tusuyfolk, no se va, aún vive, agoniza, pero no se ha muerto, solo estamos dándole electroshock y ya verán que revive!”

Después de una semana más de difusión, cuando ya parecía todo perdido, apareció una luz de esperanza: Josué. Quién diría que ese niño cambiaría nuestras vidas porque, para empezar, no bailaba danzas folklóricas, sino música urbana, pero no importaba, nuestro taller estaba vivo y con un solo alumno era más que suficiente. El trabajo estaba en adaptar nuestro taller y hacer una fusión de folklor y urbano. Semana tras semana aprendimos de él y él de nosotros. Josué aprendió folklor y descubrió que le gustaba. En la clausura, logramos que él bailara marinera norteña junto a mí y lo hizo genial.

Josué estaba lleno de talentos, no sólo bailaba, tenía un arte con las manos. Una vez por el Centro de Lima caminaba y a lo lejos vi a un niño en el suelo realizando unos enormes dibujos en tiza, mientras me acercaba, empecé a reconocer los audífonos rojos, las zapatillas y la ropa: era mi pequeño Josué. Se me partió el corazón al verlo, tuve muchos sentimientos encontrados. Sólo atiné a tomarle una foto y enviárselo a mis compañeros. Josué era único y especial, yo estaba muy orgullosa de poder llamarlo mi alumno.

Maryori, Lyz, Edwin, Rocío y yo tuvimos una linda experiencia en ese semestre, y para mí uno de los más especiales. Crea+ no sólo me dio un polo azul, me dio la oportunidad de conocer nuevos contextos, sueños e historias. Colocó en mí, esas ganas de seguir haciendo que más niños crean en sus sueños. Josué marcó mi vida y quiero hacer esto siempre porque son nuestros niños los que terminan enseñándonos y dándonos lecciones de vida.

Simplemente no puedo sentirme más orgullosa de portar este polo azul y que cada sábado sea una nueva aventura y oportunidad para seguir siendo un talento creando cambio. Gracias Crea+.

Si tú también quieres vivir esta experiencia y generar un cambio con tu talento, únete aquí.

Comentario

Todas las areas marcadas (*) necesitan ser llenadas, su correo se mantendrá oculto.



Últimas noticias

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter