¡Logremos que más niños en el Perú crean en sí mismos para lograr sus sueños!

Un año, miles de emociones

abril 6, 2020

Posteado por

 

Escrito por: Diana Camacho – Creando docente del taller de improvisación

Colegio: Virgen de Lourdes – Pachacamac

Había escuchado de Crea+ 2 años antes, cuando una amiga me comentó lo que hacía cada sábado. Sin embargo, no fue hasta 2019 cuando decidí unirme a Crea+. A decir verdad, me inscribí y pasé todo el proceso de selección sin muchas expectativas. El día luego de la selección, recuerdo haber estado nerviosa por la respuesta que recibiría, pero lo que me ayudó bastante fue recordar el calor humano en las aulas donde la actividad se llevó a cabo. Ya había elegido qué enseñar, siempre me fue fácil las manualidades y el arte, así que opté por lo que más me gustaba hacer.

Finalmente, recibí la respuesta, me convertiría en una Creando. Tengo aún en mente la emoción con la que todos hicimos, con el polo azul en mano, la juramentación para transformar la sociedad desde nuestra transformación personal. Supe que sería un año especial para el colegio al cual iba a ingresar, pues era el último en el que Crea+ iba a estar presente.

Inicié mi primer ciclo con expectativas y con muchas ganas de ayudar a los niños. A lo largo de ese ciclo no hice más que confirmar lo que tanto me contaba mi amiga y escuchaba de otros Creandos más antiguos. Al final del semestre, me sorprendió mucho el regalo de Belén, una alumna de mi taller, quien hizo un pequeño marco con un oso que decía “te quiero mucho”. Y cuando creí que ya no podía recibir más de mis alumnos, Alex, otro alumno, me dijo: “Miss Diana, hice esta tarjeta para Crea +, quiero que se la dé”. No podía creer como un pequeño de 8 años me demostraba el impacto de Crea+ y de todos los Creandos en su vida con mucha gratitud.

Sin embargo, las emociones no dejaron de llegarme durante mi año en el colegio de Pachacamac. Mientras hacíamos una de las actividades de la clausura por el segundo semestre, vi dirigirse hacia mí a Yoshua, alumno de manualidades, me abrazó fuerte y con voz entrecortada me dijo: “La voy a extrañar”. Yo le dije que también lo extrañaría, que era un niño muy especial, y que siempre siga a su corazón sin importar lo difícil que eso sea. En ese momento, no solo abrazaba a Yoshua, sino a mi niña interior, quien necesitó esas palabras de soporte y amor.

Quizá esos momentos con mis alumnos curaban ciertas heridas mías en el alma. Esos instantes me permitieron cerrar capítulos, entender y avanzar para darme cuenta de que puedo hacer más cosas de las que creo, pues todo empieza con nuestro cambio, nuestra transformación personal para impactar a más niños y así, cambiar la sociedad. Gracias Crea+ por enseñarme ello.

Si tú también quieres vivir esta experiencia y transformar la sociedad compartiendo tu talento, únete aquí.

Comentario

Todas las areas marcadas (*) necesitan ser llenadas, su correo se mantendrá oculto.



Últimas noticias

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter