¡Logremos que más niños en el Perú crean en sus Sueños!

Cada talento, un mundo diferente

julio 15, 2020

Posteado por

 

Escrito: Cindy Cáceres – Creando docente del taller de

Colegio: José Faustino Sánchez Carrión – Ventanilla

Mi experiencia en Crea+ inicia con la tan anhelada y esperada confirmación de bienvenida. No veía cuándo iniciar ya con aquella experiencia totalmente nueva de trabajar con niños y sobre todo porque siempre aposté a que la educación es la pieza clave para transformar la sociedad. Llegó entonces la confirmación y lo primero que hice fue matricularme en un taller que asumí que dominaba. Enseñaría dibujo y pintura en el colegio José Faustino Sánchez Carrión de Ventanilla a niños de 4to, 5to y 6to de primaria.

Y así empecé, con mi primera clase de dibujo y pintura bien pauteada, todo previamente coordinado con mis compañeros. Ya alguna vez había trabajado con jóvenes y ese estilo de enseñanza muy bien organizado me había funcionado a la perfección, no veía porqué en esta oportunidad no resulte igual. Los íbamos a sorprender con una gran clase.

Finalmente, la sorprendida fui yo durante la primera clase cuando el timbre de salida alertó y ninguno de los niños había culminado siquiera la mitad de su trabajo principal. Durante la clase, los niños nos cuestionaban cada indicación o material que les presentábamos. Otros preferían simplemente dibujar o pintar algo diferente a lo planteado y teníamos que ingeniárnoslas para ayudarlos. También estaban los que daban un nuevo uso a los plumones o crayones y construían algo con ellos. Terminamos afónicos, agotados y con una clase inconclusa. Nos dimos cuenta que cada uno era diferente y poder concentrarnos o controlar la energía cada uno sería complicadísimo.

Las siguientes clases nos fue mejor, sobre todo porque nos adaptamos a ellos y aprendimos a poner atención en aquello que más los entusiasmaba. Había una pequeña en particular, Arelly, quien en cada clase nos sorprendía con una obra totalmente diferente. De pocas palabras, pero siempre con una sonrisa y lista para darnos un abrazo enorme a cada profesor al llegar. Era la primera en preguntar qué haríamos y qué materiales usaríamos. Me encantaba ver su expresión de sorpresa, porque yo sabía que sea el trabajo que eligiese hacer, siempre terminaría con su toque especial, su sello único en cada trabajo.

Gracias a ella, comprendí que cada niño es un mundo creativo totalmente diferente, con una gran capacidad de encontrar un abanico de opciones para expresar de forma diferente su arte e que es imposible tratar de homogeneizar el talento. Comprendí que la educación no sólo transforma la sociedad con los niños de hoy, sino también con nosotros mismos, los que vamos a enseñar, porque terminamos aprendiendo de ellos y por tanto transformándonos y es que ser adultos no implica dejar de disfrutar la vida como un niño.

Si tú también quieres vivir esta experiencia y transformar la sociedad compartiendo tu talento, únete aquí.

Comentario

Todas las areas marcadas (*) necesitan ser llenadas, su correo se mantendrá oculto.



Últimas noticias

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter